¿CONTESTA DIOS NUESTRAS ORACIONES?


¿CONTESTA DIOS NUESTRAS ORACIONES?


¿Cuáles son las oraciones que Dios contesta? La respuesta es sencilla: Dios contesta la oración de aquél que tiene una relación con Él. Aquellos que desean seguirlo y de verdad escuchar lo que Él dice reciben respuesta a sus oraciones. Dios quiere que le demos el control de nuestras vidas, y que además nos sintamos cómodos viniendo a Él con nuestras necesidades, preocupaciones y todo asunto presente en nuestras vidas. La Biblia nos enseña que debemos estar convencidos de que Dios quiere que confiemos en Él. Juan 5: 14; 1 Pedro 3: 12



Obstáculos en el camino

Entonces, ¿por qué Dios no contesta las oraciones de todos? Quizás porque no todos tienen una relación con Dios. Pueden saber que Él existe, e incluso pueden ir a la iglesia y adorar de vez en cuando, pero el tener conocimiento de Dios o asistir a la iglesia ocasionalmente no significa que tengas una relación con Dios. Tal vez nunca han recibido el perdón de Dios por sus pecados. Isaías 59: 1-2


Es natural sentir esa separación de Dios. Cuando una persona se vuelve al Señor para hablarle de algo o pedirle algo, ¿qué pasa? Normalmente comenzamos diciendo “Señor, en verdad necesito tu ayuda… Sé que no soy perfecto y la verdad no tengo derecho de pedirte esto…” Comienza una consciencia de pecado personal y de error, y sabemos que Dios también está consciente de ello. Hay una sensación de “¿A quién quiero engañar?”. Lo que las personas no saben es cómo hacer para recibir perdón de parte de Dios y comenzar una relación con Él para que los escuche.


Ésta es la base para que Dios conteste tus oraciones. Primero debes comenzar una relación con Él.



¿Por qué es importante una relación?

Supongamos, querido lector, que yo me acerco con tu papá (una persona a quien no conozco) y le pido que me de 800 pesos para comprarme un par de zapatos. ¡Estás de acuerdo conmigo en que las posibilidades para que eso ocurra son nulas! En cambio, si tú llegas con él y le pides el mismo favor, dudo mucho que tu padre se niegue a comprarte zapatos nuevos. Como podrás notar, la relación es muy, pero muy importante.


En el caso de Dios, cuando uno es en verdad hijo suyo, cuando uno le pertenece, Él le conoce perfectamente y escucha su oración. Juan 10: 14, 27-28


Mi pregunta para ti en este momento es, ¿realmente conoces a Dios y Él te conoce a ti? ¿Tienes una relación que garantiza que Él va a contestar tus oraciones? O ¿Está Dios muy distante, como sólo un concepto en tu vida?



¿Contestará Dios tus oraciones?

“Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran, y se les concederá” Juan 15: 7 (NVI)


Para quienes no conozcan de Jesús o quienes no confíen en Él, el pasaje anterior parece ser una oferta en demasía generosa, ¿no lo crees? Parece algo tan simple, en teoría, permanecer en Jesús y que Sus palabras permanezcan en nosotros. Pero, ¿qué significa permanecer en Jesús?


Permanecer en Jesús significa que conducimos nuestras vidas conscientes de Él, confiando en Él, escuchando lo que Él dice. Así, pedimos y se nos contestará.


Ahora bien, ¿podemos pedir, literalmente TODO lo que queramos? Si lo que vas a pedir se encuentra dentro de la voluntad del Señor, ten por seguro que siempre lo obtendrás. 1 Juan 5: 14-15.


Quiero que pongas especial atención en lo que voy a decir a continuación: LA VOLUNTAD DE DIOS NO SIEMPRE ES LO QUE NOSOTROS QUEREMOS. Sólo por el hecho de que algo tiene sentido para nosotros, o porque creemos que hay una sola respuesta a una oración específica, no podemos asumir que esa es la voluntad de Dios. Debemos comprender que estamos viviendo bajo las limitaciones del tiempo y con un conocimiento por demás somero. La información que tenemos sobre la situación es limitada, como lo son las implicaciones de cualquier acción que tomemos con respecto de esa situación. Sin embargo, el entendimiento de Dios es ilimitado. El papel que desempeña un evento en nuestra vida o historia es algo que sólo Él conoce. Sus propósitos siempre van más allá de lo que podríamos imaginar. Entendamos, Dios no va a hacer algo sólo porque nosotros decidimos que ésa es su voluntad. Isaías 55: 8-9



¿Qué es lo que Dios se inclina a hacer?

Es muy corto el espacio para escribir y describir cuáles son las intenciones que Dios tiene para nosotros. De hecho, la Biblia entera es una descripción del tipo de relación que Dios busca que nosotros experimentemos con Él y el tipo de vida que quiere darnos. En seguida algunos ejemplos:


“Por eso el Señor los espera, para tenerles piedad; por eso se levanta para mostrarles compasión. Porque el Señor es Dios de justicia. ¡Dichosos todos los que en Él esperan!” Isaías 30: 18 (NVI)

“El camino de Dios es perfecto; la palabra del Señor es intachable. Escudo es Dios a los que en Él se refugian.” Salmo 18: 30 (NVI)

“(El Señor) se complace en los que temen, en los que confían en Su gran amor.” Salmo 147: 11 (NVI)

“Nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos.” Juan 15: 13 (NVI)

“Si Dios está de nuestra parte, ¿quién puede estar en nuestra contra? El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no habrá de darnos generosamente, junto con él, todas las cosas?” Romanos 8: 31-32 (NVI)

¿Qué hay de las oraciones no contestadas?

Es cierto, la gente enferma, incluso muere. Los problemas económicos son una realidad. Pueden surgir todo tipo de situaciones difíciles. ¿Entonces qué?


La Biblia nos enseña que demos entregar a Dios nuestras preocupaciones, incluso cuando parece que la noche se nos viene encima. 1 Pedro 5: 7. Cuando nuestro mundo parece caer en pedazos, el Señor nos mantiene completos. Es entonces cuando una persona puede estar muy agradecida por tener a Dios y conocerle.


“…El Señor está cerca. No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.” Filipenses 4: 5-7 (NVI)


Dios puede proveer soluciones. Puede solucionar tu problema de una forma más grande y poderosa de la que tú podrías siquiera pensar. Estoy seguro que todo cristiano lo ha experimentado alguna vez y podría dar algún testimonio del poder inagotable de Dios. Quiero decirte que, aunque las circunstancias parezcan no mejorar, Jesús puede darnos paz en medio de todo. Cristo nos dice: “La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden.” Juan 14: 27 (NVI)


En este punto, cuando el problema es aún más difícil, es que Dios nos pide que sigamos confiando en Él. Su palabra dice que “andamos por fe y no por vista”. No se trata de una fe ciega, sino de una fe cimentada en el carácter de Dios.


Tomemos como ejemplo un puente. Cualquier automóvil puede circular a salvo gracias a la integridad del puente. No importa lo que el conductor esté pensando, sintiendo, etc., sabe que está a salvo porque confía en la integridad de ese puente. De la misma manera Dios nos pide confiar en Su integridad, carácter, compasión, amor, sabiduría y justicia en favor nuestro. Jeremías 31: 3; Salmo 62: 8.



EN RESUMEN

Dios ha ofrecido contestar las oraciones de Sus hijos (aquellos que le conocen y que llevan una relación con Él). Jesús nos pide que llevemos a Él nuestras preocupaciones en oración para que actúe en ellas de acuerdo a Su voluntad. Al enfrentar dificultades debemos entregarlas en Sus manos para que nos de Su paz. La base de nuestra esperanza y fe es el carácter mismo de Dios; mientras más lo conocemos, más aptos somos para confiar en Él.

¡DIOS TE BENDIGA!


Entradas Recientes
Entradas
Sígueme
Búsqueda por Etiquetas
Archivo
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square